En el curso de los siglos, los seres humanos  hemos abrigado la esperanza de que la información, la comunicación y nuestro aprendizaje se cumplan sin demoras ni frustraciones. Es lo que nos ha llevado, entre otras razones, a la creación de los medios y recursos como el libro, la radio, la televisión, la telefonía,  la vía satélite, la fibra óptica, la computadora, esta última ahora extendida en los alcances  de Internet, cuyos servicios se cristalizan en información, interacción, recreación y comercio.

En la formación profesional, la lectura de estudio e investigación se presenta como una posibilidad abierta para la formación de hábitos que conviertan al alumno en un lector autónomo, capaz de aprendizajes significativos. Y para el logro de las competencias propias de cada profesión, se hace necesario llevar a cabo cada vez en mayor nivel las posibilidades del metalenguaje y de la metacognición.

 

1. EL METALENGUAJE.

El metalenguaje consiste en el lenguaje usado para hacer referencia a otros lenguajes. En un aspecto más general, puede referirse a cualquier terminología o lenguaje usado para discutir acerca del mismo lenguaje. En multitud de ocasiones utilizamos este recurso con el que, si no se es consciente, se pueden cometer errores de interpretación. Ejemplo: Bisílaba, es toda aquella palabra que tiene dos sílabas.

En el lenguaje científico esta distinción es de mucha importancia. Todo lenguaje tiene un objeto al que se dirige o refiere. Y todo lenguaje que tenga por objeto un lenguaje es un “metalenguaje”, que a su vez puede ser lenguaje objeto de otro metalenguaje de orden superior, y así sucesivamente. Es un trabajo intensivo con el código de los elementos de la comunicación.

Veamos lo que sucede en el desarrollo de las asignaturas. El lenguaje científico, en matemática y en lingüística, por ejemplo, emplea  términos como “raíz”, “función”, “variable”, “estructura”, “dominio”, “ algoritmo”.  Los términos artísticos, por su parte, presentan características propias, dado que forman parte de códigos abiertos, ligados al mismo tiempo al panorama universal (siempre relativo) y a las culturas de un hemisferio, de un país o una localidad. Es suficiente darnos cuenta de la complejidad que tiene el uso y el significado simbólico de los colores, junto a nuestras religiones, al folklore y a otros factores propios de cada poblado o de la región. En la arquitectura y en otros campos es frecuente la experiencia de que, junto al significado general y a los registros especializados, existen otros de alcance particular. La relatividad del conocimiento, como consecuencia,  es alta.

Dentro de esta variabilidad, el esfuerzo consiste en que, además de los códigos que ya conocemos, debemos asimilar nuevos códigos con los elementos y términos de esos códigos. Propiamente, se trata a la vez de organizar nuevos lenguajes, algunos de los cuales se dan  en lenguajes o glosarios especializados.

Más allá de la denotación (significado básico o primero) y la connotación (lenguaje segundo o figurado), para asegurar la asimilación de los mensajes,  es necesario el metalenguaje. Anotemos, finalmente,  un ejemplo sobre el asunto.

“En una conversación normal, dos hombres hablan de ‘conductor’. En un momento dado, se dan cuenta que mantienen un ‘diálogo de sordos’. Se detienen y preguntan: ‘¿Qué entiende usted por conductor?’ Uno es físico y hablaba de algunos fenómenos eléctricos (‘los conductores de electricidad’); el segundo pensaba ingenuamente en el chofer. La operación de verificación es una operación de metalenguaje.”([1] )

La operación de verificación, en cuanto al significado de los términos que estamos utilizando y que nos dan los demás, incluyendo los docentes,  debe ser permanente, para asegurar que nos entendemos correctamente. De lo contrario, corremos el riesgo de equivocarnos, de caer en contradicciones, de fracasar en una prueba o de perder la confianza de las personas. Todo lo cual significa que nuestra tarea de desarrollar el metalenguaje, preguntando y preguntándonos sobre lo que pensamos y decimos, debe realizarse cada vez con más vigor.

 

2. LA METACOGNICIÓN

La metacognición consiste en la capacidad que tenemos de autorregular el propio aprendizaje, es decir de planificar qué estrategias se debe  utilizar en cada situación, cómo  aplicarlas, controlando el proceso y haciendo evaluaciones de nuestro avance  para detectar posibles fallas. El resultado positivo es que todo lo aprendido se debe transferir  a una nueva actuación. El valor de una lectura, por ejemplo, depende de su aplicación en la vida diaria, en la profesión, en el trato con los demás.

 

La metacognición, en otros términos, es la habilidad de conversar con uno mismo acerca del proceso de aprendizaje. Es el aprender a aprender, aprender a controlar el proceso de aprendizaje que implica darse cuenta de lo que uno está haciendo o ser capaz de someter los propios procesos mentales a un examen consciente. Es el grado mayor de un aprendizaje significativo.

 

Esto implica dos dimensiones muy relacionadas:

 

a)  El conocimiento sobre la propia cognición implica ser capaz de tomar conciencia del funcionamiento de nuestra manera de aprender y comprender los factores que explican los resultados positivos o negativos de una actividad. Por ejemplo: cuando un alumno sabe que extraer las ideas principales de un texto favorece su recuerdo o que organizar la información en un mapa conceptual favorece la recuperación de una manera significativa. Es importante utilizar las estrategias idóneas para cada situación de aprendizaje.

b) La regulación y control de las actividades que el alumno realiza durante su aprendizaje. Esta dimensión incluye la planificación de las actividades cognitivas, el control del proceso intelectual y la evaluación de los resultados.

 

2.1 VARIABLES METACOGNITIVAS.

 

Las VARIABLES que intervienen en el proceso metacognitivo son:

 

a) Variables personales: Cada uno de los alumnos se acerca al conocimiento y lo estructura de una determinada manera.

b) Variables de la tarea: Cada tarea implica unas formas de hacer, unos procedimientos diferentes y posee diversos grados de dificultad.

c) Variables de estrategia: Las estrategias de solución de problemas de aprendizaje son diferentes y exigen por ello diferentes procedimientos en cada persona. Cada uno necesita saber qué sabe y cómo lo sabe. En el aula, la metacognición resulta muy valiosa al pensar en voz alta los pasos para la solución de un problema. De esto surgencomo efecto las estrategias metacognitivas.

 

2.2 ESTRATEGIAS METACOGNITIVAS (SegúnIrene Gaskins y Thorne Elliot,1991)

 

Es muy importante dominar las variables personales, conocer bien la tarea y utilizar las estrategias que convengan a cada tema en desarrollo.

 

  • PARA DOMINAR LAS VARIABLES PERSONALES:
  1. Tener claro cuáles son las actitudes, creencias, motivaciones
  2. Buscar el valor de la tarea
  3. Evaluar factores de éxito
  • § ¿Estoy motivado para esta tarea?
  • § ¿Tengo una buena predisposición?
  • § ¿Estoy entusiasmado?
  1. Considerar si son necesarias algunas estrategias compensatorias para revisar las actitudes y creencias
  • § Hablar con el docente acerca del valor a largo plazo de la tarea
  • § Encontrarle algo agradable
  • § Plantear hipótesis, preguntas, predicciones.
  • § Variables personales:

Capacidad reflexiva. Organización. Empeño. Creencias. Autonomía. Interés. Sentimientos. Conocimientos. Persistencia. Motivación. Atención. Flexibilidad. Actitud. Expectativas.  Curiosidad.

 

  • PARA DOMINAR LA TAREA:
  1. 1.                    Identificar la tarea:
  • § Establecer una meta
  • § Preguntarse qué se espera lograr
  • § Aprender realizando la tarea
  • § Preguntarse cómo se sentirá satisfecho, con qué calidad de desempeño
  • § Determinar cuánto tiempo requerirá esa tarea
  • § Los materiales necesarios
  • § Determinar si hay subtareas
  1. Expresar la comprensión de la tarea:
  • § Chequear la propia comprensión discutiéndola con otros
  • § Activar los conocimientos previos (leer libros más sencillos o analizados antes)
  • § Determinar si son necesarias  estrategias compensatorias
  • § Determinar criterios de éxito
  • § Organizar categorías
  • § Variables de la tarea: El tema, su complejidad, la dificultad de vocabulario, subtareas implicadas,  niveles conceptuales, el texto.

 

  • PARA DOMINAR LAS ESTRATEGIAS:
  1. Evaluar estrategias posibles para adquirir sentido a lo que se hace y recordarlas.
  2. Seleccionar estrategias adecuadas para adquirir sentido, recordarlas y comprometerse a dominarlas
  • § Discutir con alguien las estrategias
  • § Encontrar estrategias alternativas
  • § Variables de estrategia :

Elaboración. Estudio. Organización. Relectura. Examen. Predicción. Interrogación. Construcción de imágenes. Hacer paráfrasis. Aclaraciones. Resúmenes. Redacción. Vincular lo nuevo con lo viejo.

 

 

PREGUNTAS PARA LAS DELIBERACIONES Y CRÍTICAS

 

  1. Señale los aspectos fundamentales que abarca el tema de estudio.
  2. Redacte un concepto acerca de lo que entiende por metalenguaje
  3. ¿Qué es el proceso de verificación en el metalenguaje?
  4. En los aprendizajes de su especialidad, ¿hay momentos de metalenguaje? Ejemplos.
  5. Redacte un concepto de metacognición.
  6. ¿Qué relaciones podemos establecer entre metalenguaje y metacognición?
  7. En el proceso metacognitivo, ¿cómo se realiza el dominio de las variables: personales?
  8. ¿Cuáles son las variables propias del dominio de las tareas?
  9. Enuncie las variables más importantes de la estrategia metacognitiva.
  10. Formule un comentario y una valoración de la lectura.

 

 

 

 

 


[1] Fages, Jean B. Para comprender el estructuralismo. Pág. 46