Un recurso importante para el aprendizaje significativo y para la evaluación de logros, en los alumnos o en toda persona que va alcanzando nuevas competencias, es el uso de los mapas conceptuales.

David P. Ausubel (1997) distingue el aprendizaje por repetición de lo que él denominó aprendizaje significativo. El aprendizaje significativo se produce cuando los conocimientos son relacionados de modo no arbitrario, sino sustancial, por quien aprende con lo que él ya sabe, especialmente con algún aspecto esencial de su estructura de conocimientos. No obstante, para que se produzca el aprendizaje signicativo la persona debe estar dispuesta a establecer esa relación sustancial entre el material nuevo y su estructura cognitiva, así como el material que se vaya a aprender debe ser potencialmente significativo para ella.

A partir del modelo de Ausubel surge, entonces, el mapa conceptual de Joseph D. Novak (Novak,1991), quien lo considera una estrategia sencilla, pero poderosa para ayudar a los estudiantes a aprender y a orgnizar los materiales de aprendizaje.

Un mapa conceptual (Rosa María Garza y Susana Leventhal, 2000) es una forma de mostrar gráficamente conceptos y relaciones existentes entre esos conceptos. Los conceptos se ordenan de manera visual y las relaciones se anotan en las líneas que unen los conceptos. El mapa completo demuestra los conceptos clave y las relaciones que los unen formando interrelaciones. Los mapas conceptuales pueden compararse con los caminos o carreteras; esto es, las relaciones entre conceptos son como las rutas que permiten viajar entre un lugar y otro. Todo mapa conceptual es una guía para la comprensión, tal como un mapa de carreteras es una guía para viajar.

De una manera muy general, podemos decir que la estrategia de mapas conceptuales consiste en la extracción de conceptos y sus relaciones tal como se producen en un texto u otro contenido. Las relaciones que logramos establecer se representan gráficamente, en un papel o materiales seleccionados.

Aunque algunos autores identifican varias clases de mapas (tipo cadena, tipo “araña”, híbridas y otras), el modelo jerárquico es el que propiamente fue planteado por Novak, siguiendo los planteamientos de Ausubel y explicándolo de la siguiente manera: “Puesto que se produce más fácilmente un aprendizaje significativo cuando los nuevos conceptos o significados conceptuales se engloban bajo otros conceptos más amplios, más inclusivos, los mapas conceptuales deben ser jerárquicos: es decir, los conceptos más generales e inclusivos deben situarse en la parte superior del mapa y los conceptos progresivamente más específicos y menos inclusivos, en la inferior”

Los mapas conceptuales tienen tres elementos fundamentales: concepto, proposición y palabras de enlace. Los conceptos son palabras o signos con los que se expresan regularidades; las proposiciones son dos o más términos conceptuales unidos por palabras de enlace para formar una unidad semántica; y las palabras de enlace, por tanto, sirven para relacionar los conceptos (Ver gráfico).

MODELO DE MAPA CONCEPTUAL

EL MAPA CONCEPTUAL