Las técnicas didácticas son actividades previstas por el docente, para apoyar el proceso de aprendizaje del alumno, a la vez de propiciar actitudes de innovación, problematización y evaluación. Algunos, en atención a la participación del educando, prefieren hablar de técnicas de estudio, considerando las estrategias del autoaprendizaje, del aprendizaje interactivo y colaborativo.

Se considera que las técnicas didácticas cumplen tareas mediáticas entre el docente, el alumno y el objeto de estudio; al mismo tiempo, hacen realidad el logro de los objetivos de la educación.

Entre las diversas técnicas se mencionan con mayor preferencia: la exposición, las conferencias interactivas, el estudio de casos, el aprendizaje basado en problemas, el proyecto, el juego de negocios, las técnicas demostrativas, la dramatización,los talleres, la lectura comentada y las distintas técnicas de trabajos en grupos pequeños, medianos y grandes. Algunas de estas técnicas, según la magnitud y profundidad de su aplicación, llegan a considerarse como métodos.

En esta oportunidad, haremos referencia a dos de ellas: El subrayado y el resumen.

EL SUBRAYADO

Muchas veces los estudiantes se enredan con el tema del subrayado. Todo subrayado requiere previamente de una lectura comprensiva. También es importante la cantidad de texto que debe ser subrayado; dependerá de la densidad de ideas importantes que encontremos. No olvidemos que por lo general existen ideas principales, ideas secundarias e ideas complementarias. En el contexto de la lectura, son particularmente las ideas principales aquellas que merecen el subrayado. Una regla, siempre flexible, es que el texto subrayado no será superior a la cuarta parte del total.

El principal objetivo de esta técnica consiste en localizar las ideas claves. Es decir, dejar claramente delimitadas las ideas principales, para asegurar que nuestro estudio se desarrolla adecuadamente y en camino a la consolidación del aprendizaje. Esta técnica ayuda a la comprensión de las lecturas y a la memorización jerarquizada de contenidos. Se recomienda subrayar de manera especial: ideas fundamentales, palabras clave, palabras técnicas y detalles relevantes.

Una vez hecho el subrayado, queda el camino abierto para la elaboración de esquemas y resúmenes.

LA TÉCNICA DEL RESUMEN

Resumir es , sin duda alguna, una de las principales tareas que debe efectuarse con los libros y otros materiales, porque es la forma de asegurar la asimilación de lo fundamental de un tema. Si el trabajo es realizado con la debida atención y concentración, siempre es útil y permite manejar la totalidad de lo que es motivo de estudio e investigación.

Según Miguel Medina Carballo, en el libro Taller de lectura y redacción, el resumen es la reducción de un texto a sus partes esenciales. Para hacerlo se usa la categoría lógica del análisis, que consiste en distinguir las ideas principales de las secundarias. Las ideas principales constituyen la base del resumen. Éste tiene como fundamento la categoría lógica llamada síntesis, que se pone en marcha cuando separamos las ideas principales de las secundarias y complementarias, para encontrar la esencia del texto.

Es necesario precisar los significados de los términos “resumen” y “síntesis” con el criterio que emplean generalmente los autores. El resumen es simplemente la reducción del texto, respetando su sentido y empleando las palabras del autor. La síntesis transforma lo que se lee en materia asimilada. En otros términos, el resumen consiste en exponer la esencia de un texto siguiendo en gran medida las palabras del autor, mientras que la síntesis presenta la esencia del texto con las palabras propias del lector.

Un buen resumen debe ser breve, completo y que abarque las ideas fundamentales del material estudiado, con tendencia a un lenguaje personal y una correcta estructuración de oraciones, con una estructura lógica y claramente comprensible por todos.

Hay dos formas principales de resumen:

- El que se hace con una exposición breve y coherente

- El cuadro sinóptico.

La exposición coherente tiene como propósito dar a conocer lo esencial del texto, es decir, las ideas principales. Para elaborar una exposición coherente, se sugiere:

a) Observación global de las características del texto

b) Identificación y aclaración de las palabras poco conocidas o desconocidas. Es imprescindible contar con un diccionario general o especializado, según el tipo de lectura.

c) Identificación y selección de las ideas principales

d) Registro escrito de las ideas principales

e) Comparación del texto que hemos escrito con el original.

El cuadro sinóptico es un resumen esquematizado. En él se registran, debidamente jerarquizados por medio de la clasificación y la división, los conceptos, categorías o datos que presenta el texto. Las llaves, las flechas u otros signos que ayuden a la mejor comprensión del resumen son útiles para un cuadro sinóptico.

Una forma diferente y más personalizada y libre del resumen es la elaboración de mapas conceptuales, recurso que inclusive sirve como sustento para la evaluación de los logros de cada estudiante.

En todos los casos, estilos o formas de presentación, el resumen siempre debe llevar un título apropiado.

About these ads